Publicidad

  DiarioElHierro.es
Miércoles, 21 de agosto de 2019
Ultima actualización: 5:33:05

HEMEROTECA
¡Síguenos!
 
AYUNTAMIENTOS
CABILDO
DEPORTES
NACIONAL
POLITICA
TransHierro
SOCIEDAD
SUCESOS
SOCIEDAD   10/6/2019

''El Hierro necesitaba una voz literaria''
DiarioElHierro, Valverde.- Este jueves, 13 de junio, presenta en la sala de exposiciones del Cabildo de El Hierro en Valverde, a las 20 horas, su nueva novela, El pacto de las viudas, un grueso volumen de más de 400 páginas, y la reedición de una de sus novelas clásicas, 'Terramores', ambientada en El Pinar y La Restinga, con la que a principios de siglo conquistó a la exigente crítica literaria francesa.
Víctor Álamo de la Rosa
YouTube
DiarioElHierro, Valverde (10/6/2019)

Víctor Álamo de la Rosa, desde su casa en La Restinga y sus escondites de Tecorón, se ha ido forjando una gran trayectoria literaria, jalonada de premios y traducciones, que lo sitúan en el centro del panorama literario canario.

Este jueves, 13 de junio, presenta en la sala de exposiciones del Cabildo de El Hierro en Valverde, a las 20 horas, su nueva novela, El pacto de las viudas, un grueso volumen de más de 400 páginas, y la reedición de una de sus novelas clásicas, 'Terramores', ambientada en El Pinar y La Restinga, con la que a principios de siglo conquistó a la exigente crítica literaria francesa.

PREGUNTA.- Usted se ha caracterizado por darle voz literaria a El Hierro

Tú sabes que, aunque nací en Tenerife, me crié en El Hierro, que llevo sangre de Valverde, por mi abuelo Manolo, y de Las Casas, por mi abuela Marina Jacobina, y que mi infancia transcurrió entre El Pinar, donde estaba la escuela en el chalé del médico, y La Restinga, donde está mi casa. Todos mis recuerdos de infancia y juventud son herreños, y, cuando me puse a escribir novelas vinieron en tropel. Además, me di cuenta de que El Hierro no había tenido un novelista que lo escribiera, y me impuse ese reto, darle voz literaria a El Hierro. Ahora mis novelas herreñas están publicadas en un montón de países y lenguas, como Francia, Portugal, Alemania, Brasil, Croacia, y eso me llena de orgullo, contribuir al conocimiento de nuestra tierra. El Hierro es una isla muy singular y yo he querido convertirla también en personaje, en un personaje más de mis libros gracias a su paisaje único.

En 2003 ganó el premio de novela más importante de Canarias, el Premio Benito Pérez Armas, pero ha esperado seis años para volver a publicar novela para adultos.

“En realidad esta novela, El pacto de las viudas, es vieja, porque se me ocurrió en 2009 y me he ido peleando con ella durante todos estos años. No sé por qué se me suelen ocurrir trilogías, es decir, me seduce la idea de una novela y esa idea me lleva a dos o tres. Y entonces me vengo arriba y escribo un par de ellas. Por ejemplo mis novelas más conocidas, es decir, El año de la seca, Terramores y Campiro que, por más que sean independientes tienen un hilo común y pueden leerse como trilogía. Cuando acabé mi novela Todas las personas que mueren de amor se me ocurrió la idea para El pacto de las viudas y para otra que ya está también terminada. Las tres tienen en común que ocurren en espacios imaginarios que ya no tienen que ver tan directamente con la isla de El Hierro y aquel mundo narrativo que construí a partir de mi querido terruño. Por eso voy de tres en tres, como dices. Dentro de un par de años espero publicar la novela que cierra esta nueva trilogía, aunque, de nuevo, sean lecturas independientes.

Con El pacto de las viudas inventa un mundo futuro pero en muchos sentidos actual gobernado con mano firme por las viudas de los más famosos dictadores del siglo XX.

Había varias ideas que me seducían. Por un lado, el proceso de llegada al poder de la mujer en todos los órdenes de la vida y, por otro, la idea de que sus ansias de justicia y poder no las llevaran a cometer las mismas atrocidades que tipejos como Hitler, Franco, Musolini, Pinochet, Milosevic, etcétera, por eso inventé una especie de mundo contemporáneo donde las viudas de los principales dictadores del siglo XX decidieran clonarse para alargar sus vidas y ejercer el poder en la sombra, algo que en realidad la novela supone que ya habían hecho cuando sus célebres maridos estaban vivos. Ya ves, un disparate distópico, pero creo que interesante y divertido, que dará mucho que pensar a las mujeres de hoy en día. No me gustan nada las radicalizaciones feministas que veo, donde se acuñan términos como feminazis o donde el hombre por ser hombre ya es malo o sospechoso o acosador o violador. Ni siquiera me parecen bien esos eufemismos como violencia de género. Eso es violencia a secas, y todos los asesinos lo que se merecen es pudrirse en la cárcel, independientemente de su sexo. Hay demasiada intoxicación en este tema y es una lástima que se llegue a extremos canallas donde incluso se destroza el lenguaje impunemente. El lenguaje no tiene sexo, pero tiene todos los géneros. El lenguaje es sabio y es un poderoso instrumento de diálogo y comunicación que no debemos ensuciar.

Hablando de lenguaje. Sus novelas se caracterizan por un lenguaje muy cuidado, muy trabajado, y eso que El pacto de las viudas y Terramores no son novelas cortas.

La literatura empieza en el lenguaje, es antes que nada elaboración lingüística. Esto se olvida demasiado en el mundo actual. Demasiadas prisas, demasiado lenguaje inmediato. Eso no casa bien con la literatura. De hecho, es un desastre. Como no hay quien separe el grano de la paja y cualquiera hoy en día puede autopublicarse por ahí pululan libros lamentables, sin las más elementales normas de la sintaxis y la ortografía y por supuesto con cero valor artístico. Da hasta pena. Esto habrá que empezar a decirlo. Escribir es lento y jodido y trabajoso y no tiene nada que ver con el postureo más o menos urgente de las redes sociales. Hay muchos payasos y payasas, gente que no solo se autopublica sin siquiera gastarse un duro en que un corrector los corrija, sino gente que hasta se inventa y se da sus propios premios, aunque después sean un hazmerreír. De todos modos, la literatura es muy difícil, y todos acabaremos integrados en el polvo del olvido, pero, al menos, mientras estemos vivos, hay que intentar hacer las cosas bien. Todos podemos jugar al fútbol, darle patadas a un balón, pero eso no significa que sepamos jugar al fútbol, por eso hay primera división y segunda y tercera y cuarta regional hasta llegar al campo de fútbol de tierra que había en el barrio. Hay que darse cuenta de que a veces basta con jugar en el campo de tierra. No pasa nada. Si uno le hiciera caso a las redes sociales parece que hay más escritores que personas. Casi nadie es escritor, en contra de lo que pudiera parecer. Yo tampoco. Yo todavía estoy en ello e intentándolo seguro que me llegará la hora de irme para el otro barrio. Debemos respetar a todos aquellos que nos precedieron y que dedicaron su vida, su cuerpo y su alma al verdadero ejercicio de la literatura. No mezclemos. Me acuerdo, en la propia tradición literaria canaria, de escritores referentes como Luis Feria o Rafael Arozarena o Manuel Padorno, por poner algunos ejemplos de fueras de serie. Esos son escritores. Demos tiempo al tiempo, trabajemos, y ya se verá. Publicar nuestro librito no nos hace escritores. Eso es algo más serio y riguroso. Creo que el problema de toda esa gente que va de escritor por la vida es que en realidad no leen lo suficiente. Si uno lee aprende a respetar el oficio. Se ponen a escribir sin percatarse de que escribir supone firmar una deuda de lectura, la lectura de todos o casi todos esos escritores indispensables que nos han precedido en el tiempo. Seamos prudentes, leamos a los buenos, y si no somos capaces de hacer una obra literaria pues no pasa nada. El escritor tiene antes que nada una deuda de lectura con todos los buenos escritores que nos han precedido en el tiempo. Leamos.

Usted ha cultivado varios géneros, no solo la narrativa, sino también la poesía.

La poesía me interesa mucho. Los grandes poetas nos llevan una vuelta de ventaja. He publicado cinco poemarios, pero hace tiempo que no escribo poesía. Es realmente difícil. La respeto tanto que he dejado de intentar escribirla. Me he refugiado en la narrativa, y tengo un nuevo libro de relatos y una novela ya acabadas, en reposo, al mismo tiempo que estoy escribiendo otra novela. A ratitos, cuando se puede. Me gustaría poder dedicarle más tiempo, porque la vida vuela, el tiempo corre a una velocidad extrema, y esa sensación empieza a pesarme. Todavía no he cumplido los cincuenta años, pero tener 49 ya me parece mentira. El susto, la muerte, la enfermedad, siempre acechan, y en la vida es muy complicado hacer siempre lo que uno quiere.

Está usted seis años sin salir a la palestra literaria y este año sale por partida doble, con la reedición de Terramores y con su nueva novela.

Son casualidades. Mi amigo Ánghel Morales, otro herreño inquieto, es muy fan de esa novela y como Terramores cumplió ya diez años quería hacer una edición conmemorativa y le dije que sí. Es una novela que está entre mis preferidas y me gustaría que el lector contemporáneo la conociera. Esa novela se leyó más en Francia que aquí en su día. Allá en París la publicó una gran editorial, Grasset, y en su día vendió lo suyo pero, sobre todo, salió mucho en la prensa gala, fue muy bien reseñada, y eso me trae muchos buenos recuerdos. Yo estaba muerto de miedo, pero aquella experiencia me dio seguridad. De hecho, en Francia compraron los derechos de tres novelas mías. Todas las de El Hierro. En Terramores recreo en parte la historia de Manuel el Huido, que por cierto vuelve a estar de moda.

En El pacto de las viudas es la primera vez que inventa en su obra el personaje de un investigador privado, al estilo de las novelas policiacas tan en boga.

Es cierto. Sale Danilo Porter, mi investigador privado, pero en realidad es una excusa para hablar del amor, pero de un amor obsesionado. Que los lectores no busquen en esta novela los moldes del género policiaco porque aunque hay un investigador no cumple los cánones y tópicos de ese tipo de novela, entre otras cosas porque a mi particularmente es un subgénero que ni me tienta ni me interesa. En realidad, Danilo Porter es un títere de las viudas, un divertimento, porque ellas asisten e incluso manipulan su historia de amor con Eleonore. Básicamente, su exmujer le deja pero Porter no lo acepta, y sigue enamorado y obsesionado hasta convencerse de que el tópico de que el tiempo cura las heridas del amor es falso. Las viudas juegan con él, ven su vida como quien ve una telenovela. Es divertido, creo, novelescamente divertido.

Pero usted no se corta un pelo y saca como personaje hasta a William Shakespeare y se inventa toda una mitología y una isla llamada Calibán que se parece mucho a El Hierro…

“Bueno, sí. La novela tiene una lectura también más profunda, más metaliteraria, porque se construye como un diálogo con la famosa obra de Shakespeare titulada La tempestad. Calibán es un monstruo indescriptible, jorobado, feo, pero quise que en muchos sentidos simbolizara la insularidad, la parte monstruosa del aislamiento. De hecho la trama de la novela transcurre en Nueva York, Brasil, Madrid y en una isla de un archipiélago inventado llamada Isla Calibán. En fin, ya te dije que se me fue un poco la bola, pero la novela es ficción, y en El pacto de las viudas quise también desparramarme un poco literariamente, quiero decir, permitirme ciertos lujos, como cuando mis viudas se suben a su vehículo espacial para ver Villa Viudas, la ciudad que están construyendo en Marte para huir de la polución y del cambio climático. Creo que es una novela con muchos flecos y aristas y niveles de lectura que puede agradar a varios tipos de lector.

Usted cree que efectivamente nos encaminamos de nuevo a un mundo totalitario…

A mí lo que no me gusta es que algunas empresas sean tan totalitarias o globalizadoras como para poner y quitar gobiernos, quiero decir que una payasada como Facebook pueda influir para que haya Brexit o gane las elecciones Trump es algo que no me gusta nada y me preocupa. Hay mucha falta de cultura democrática. En las escuelas se habla poco de la importancia de la democracia y la gente no sabe qué hace cuando vota y no es muy consciente de la importancia de hacerlo. De hecho, ahora que tenemos las elecciones encima espero que se recapacite un poco y se dialogue y no se busquen posicionamientos extremos. Yo creo que el voto actual debe ejercerse sin tener en cuenta las ideologías, ya sean de centro o de izquierdas o de derechas o nacionalistas. Cada país es como es y debemos pensar en el voto que más útil sea para el territorio en el que estamos, sin radicalidades ni extremismos. En la vida actual, en todas las esferas, hay que reivindicar la normalidad. Es como en las relaciones de pareja, parece que si no estamos arrebatados siempre por la pasión no hay amor, como si el amor no pudiera darse en una atmósfera de tranquila normalidad. ¿Quién ha dicho que todo tiene que ser rápido y apasionado y vertiginoso? Las redes sociales son un buen ejemplo. Hay mucha maldad. No se dialoga, solo se quiere coger al otro en un error o dejarlo en mal lugar o tergiversar. Es una intoxicación diaria. Por ejemplo, los políticos. Parece que por el simple hecho de ser político ya no es persona sino que se le puede insultar, vituperar, es como antes, cuando se quemaba a las brujas en plaza pública, pero ahora es en las redes sociales. Uno tiene que autocensurarse para no ser apedreado. Por eso hablo de reivindicar la normalidad, recuperar para el ser humano una nueva ilustración en el sentido de volver a rehumanizar el mundo.

Publicidad

SOCIEDAD
Se suspende el partido benéfico ''Jugamos por ti'' por el incumplimiento de la empresa organizadora
SOCIEDAD
ENCUESTA.- ¿Te gustaría una segunda temporada de la serie 'Hierro'? ¡CLIC AQUÍ Y VOTA!
SOCIEDAD
Darío Grandinetti (protagonista de 'Hierro'): ''Me gustaba el personaje, pero sobre todo la historia, que está escrita de una forma muy original''
AYUNTAMIENTOS
El Ayuntamiento de Valverde reabre las piscinas de La Caleta tras solucionar el problema técnico
AYUNTAMIENTOS
Cierran momentáneamente las piscinas de La Caleta por problemas con la bomba de llenado
SUCESOS
Detenido en Los Rodeos por facturar dos maletas con 60 aves ocultas con espaguetis
SOCIEDAD
FOTONOTICIA.- Grupo de baile Amador, 19 años deleitando al público herreño
POLITICA
García Ramos (PNC) advierte de que los cabildos de Tenerife, La Palma y Fuerteventura ''han caído en manos peninsulares''




Servicios destacados
SORTEOS HEMEROTECA VIDEOTECA SUGERENCIAS LECTORES CONTACTO
Controlado por OJDInteractiva
Diario El Hierro • Aviso legal
C/El Carmen, 19, 1º-Izq. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro
© 2005 • Todos los derechos reservados
© Todas las imágenes, textos, etc. de este periódico digital están protegidas por leyes de derecho de autor internacionales. Su reproducción, sin autorización expresa y por escrito, queda terminantemente prohibida.