El Hierro  -  Año: 16  - Número: 5614

Director: Sergio Gutiérrez

29 DE OCTUBRE 2020  -  Actualizado a las 14:13 h.

Tribuna libre
 
Carta del Director
CABILDO
AYUNTAMIENTOS
Carta del Director
ECONOMIA
AYUNTAMIENTOS
DEPORTES
Nacional
Tribuna libre
POLITICA
Transhierro
SOCIEDAD
SUCESOS
EDITORIAL

Hay tiempos que no volverán y menos se olvidarán. Pertenecí a una generación educativa del cambio de sistema docente, al de la inservible teoría de los conjuntos en la EGB, a la del latín y del griego del BUP que tanto nos costaba entender.

Fui también de los niños que pasaron de las viejas escuelas nacionales sin baño y con pupitres inclinados, a un moderno instituto en el que parecía que estábamos soñando viendo tanto azulejo resplandeciente; o como con un simple tirar de una cadena salía agua de una cisterna, o como del lápiz pasábamos al bolígrafo y para corregir los errores habían unas dobles gomas de borrar, una blanca que funcionaba y otra azul a la que había que ensalibar para eliminar la tinta, aunque muchas veces acababa la hoja de la libreta con un rastrillazo en forma de agujero.

En fin, muchas vivencias imposible de plasmar aquí, incluidas las propias de pasar de la dictadura a la democracia.

Muchos de los mejores amigos que hoy tengo los hice en esa época, porque recordemos aunque hoy siga ocurriendo con la gran diferencia de los wathsapp , redes y más añadidos tecnológicos, que el asistir al instituto no solo era aprender conocimientos, era también conocer gente nueva de otras localidades de la isla que, sin menosprecio lo digo, los llamábamos `de los pueblos´, algo afortunadamente hoy más que superado.

Es más, presumíamos de tener amigos en los pueblos de El Pinar, en El Golfo, en San Andrés, ... en El Mocanal, vamos, hasta en Tiñor.

Hecha esta entradilla, hoy tengo que hablar de momentos estudiantiles llenos de `dulzura´, como los que nos proporcionó ese hombre de paso sereno, amable, de calma y quietud, de sonrisa transparente, … Ya le conocíamos con anterioridad en esas luchadas en la Plaza de la Iglesia, con esa cajita de madera colgada al cuello con una correa de cuero y que nuestra altura de niños no permitía descubrir su interior, pero no importaba él se agachaba para que nuestros ojos brillarán viendo tanta tentación en forma de golosina. Allí estaban bien ordenados los chicles Bazooka , los caramelos de nata, las gominolas, los chupetes, las pastillas, las regalis, …, no recuerdo que en esa época hubiera ninguna chuche que no nos gustara, todas estaban riquísimas.

Esos momentos de dulzura hoy se han disuelto como el azúcar en nuestras bocas. Se ha marchado nuestro hombre de las chucherías, al que cariñosamente le llamábamos, y así quedará para toda la vida, Don Esteban “el caramelero”. Casi cumpliendo 95 años se nos ha ido, la mayoría trabajando en duras jornadas por las carreteras, con pico y pala, empichando, encalando, … , y compatibilizando con esta venta ambulante; todo para sostener aquellas familias numerosas que hoy no se prodigan, pero que fueron la mejor herencia que ha dejado.

Si estos tiempos fueron ya dulces, más lo fueron mi época estudiantil en el instituto de Valverde, al que más tarde le pusieron Garoé. Aquella casita humilde al lado del barranco sirvió para matar los ajilorios, casi siempre en forma de meriendas, porque si la memoria no me falla, las clases eran de tarde y entrábamos recién comidos, con más ganas de dormir que de aprender. Allí estaba esta hermosa y entrañable pareja que conformaban, tal pa cual y hechos el uno para el otro, Don Esteban y Doña Guillermina, con otros dulces de merienda, éstos más salados: la mortadela, el salchichón, el chorizo Revilla, el salami, …, y un rústico corta fiambres de manivela del que salían unas deliciosas lonchas capaces de nuevo de hacer nuestras delicias en medio del pan de Adrián o Santiago y que a veces se nos hacía pocas.

Y no digamos si las perras nos daban para acompañarlos con una Mirinda, bebida que nos decían en aquellos tiempos que era pura vitamina C por la cantidad de naranjas recién exprimidas que contenía, y nosotros no lo creíamos porque naranjas la verdad poco se veían. Y no hablemos de la animadas partidas al envite con golpe en mesa incluido cuando teníamos algún triunfo en la mano.

¿Quién en esa época no hizo pilladas? Nosotros también, unas que se pueden contar y otras mejor no hacerlo, pero en ninguna de ellos nunca recuerdo ver a Don Esteban ni a Doña Guillermina enfadados, tenían una paciencia digna de elogio.

Las `palabrotas´ parecían no perturbar sus oídos porque siempre tenían esa mirada cálida de entendimiento de nuestra etapa más rebelde de la vida. Seguramente ese sosiego y entendimiento se los dio el haber tenido nada más y nada menos que siete hijos, cuatro mujeres y tres hombres, en unos tiempos de carencia y necesidad. Qué méritos heroicos lo de esta pareja en su tiendita-bar que era también su casa siempre abierta.

Muchas serían las anécdotas. Que sirva esta reseña para recordar, no los momentos amargos que nos impone la vida, sino los dulces que nos dejó Don Esteban `El Caramelero´.

Hoy se ha ido otra pieza de la historia de El Hierro que de ninguna manera se puede perder y/o caer en el olvido. Mis condolencias a esta apreciada familia. DEP y un dulce cielo más que merecido.

Publicidad

20/10/2020 (11:10 horas)
  MAS NOTICIAS DE Tribuna libre   -   PAGINAS:  1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35  36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  59  60  61  62  63  64  65  66  67  68  69  70  71  72  73  74  75  76  77  78  79  80  81  82  83  84  85  86  87  88  89  90  91  92  93  94  95  96  97  98  99  100  101  102  103  104  105  106  107  108  109  110  111  112  113  114  115  116  117  118  119  120  121  122  123  124  125  126  127  128  129  130  131  132  133  134  135  136  137  138  139  140  141  142  143  144  145  146  147  148  149  150  151  152  153  154  155  156  157  158 
Pagina nueva 1
Hablando con la isla de El Hierro y con el alcalde de La Frontera#
(29/9/2020 (12:40 horas))
El annus horribilis de los canarios#
Por David Cabrera de León.- ''Nadie podía imaginar que todo el sector turístico, base de nuestra economía, se derrumbaría de sopetón, y no solo en el archipiélago, sino en todo el mundo''. (15/9/2020 (13:08 horas))
El fantasma del «silbo gomero» #
Jonay Acosta Armas (*).- ''El pasado jueves 27 de agosto, la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias decidía volver a paralizar la Declaración de BIC del silbo herreño. Han pasado más de dos años desde que, el 21 de mayo de 2018, los herreños, a través de su máximo órgano de representación, pidieron que se reconociera y protegiera esta manifestación cultural inmaterial en peligro de extinción, que ya acumula más de 125 años de historia''. (8/9/2020 (18:33 horas))
Cautela y responsabilidad para la vuelta a las aulas#
Por Ana González González (*).- ''La vuelta al cole no se planea tarde, en ningún caso se está improvisando, no se ha partido de cero. El trabajo viene de largo y ahora mismo lo que se está haciendo es concluirlo, ajustando algunas medidas…'' (4/9/2020 (12:10 horas))
Un año de portazos en el Ayuntamiento de La Frontera #
Por Pablo Rodríguez Cejas.- ''Una vez tomé posesión como concejal del Ayuntamiento de La Frontera junto a mis compañeras Violeta Ortiz e Isabel Hernández, iniciamos un arduo trabajo de oposición, haciendo propuestas mensuales para mejorar nuestro municipio, con acciones claras y cuidando mucho cada detalle, escuchando a nuestros vecinos y vecinas y siendo el altavoz de sus demandas y anhelos''. (31/7/2020 (09:12 horas))
MAPA Añadir esta WEB a favoritos Contacto Servicios HEMEROTECA VIDEOTECA
© Todas las imágenes, textos, etc. de este periódico digital están protegidas por leyes de derecho de autor internacionales. Su reproducción, sin autorización expresa y por escrito, queda terminantemente prohibida. Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro.

Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro. - E-mail: