Publicidad

 
    El Hierro  -  Año: 17  - Número: 5738

Director: Sergio Gutiérrez

2 DE MARZO 2021  -  Actualizado a las 09:58 h.

Tribuna libre
 
Carta del Director
CABILDO
AYUNTAMIENTOS
Carta del Director
ECONOMIA
AYUNTAMIENTOS
DEPORTES
Nacional
Tribuna libre
POLITICA
Transhierro
SOCIEDAD
SUCESOS
EDITORIAL
Por Silvia Hernández Padrón 19 comentarios

La historia de mi vida no ha sido un cuento de princesitas. Por desgracia, a mis 17 años que es la edad que tan solo tengo, he vivido etapas bastantes dolorosas. Debido a recuerdos que de una forma u otra, marcaron mi infancia.

Mi padre era un hombre magnifico llamado Emilio. Era alto, de pelo castaño y tenía unos preciosos ojos verdes.

Él no solo pasó conmigo algunos ratos inolvidables, en los que me hacia reír, soñar... También ejerció su poder como padre enseñándome una educación, luchando por mi futuro, haciendo por mi todo lo que en sus manos estaba.

Pero llegó una época en la que ya no solo era su deber sacarme adelante a mí, ahora éramos dos, mi hermana Sheila y yo; tanto mi madre como mi padre nos dieron todo lo que podíamos recibir siendo unas niñas. La verdad es que nunca nos falto de nada.

Pero una mañana como otra cualquiera, cuando me preparaba para ir al colegio vino mi padre a darme un beso para irse a trabajar como acostumbraba hacer a diario.

A cuarta hora allí apareció mi tía, y yo me quede sorprendida, ¿Qué hacia ella aquí? Venía a recogerme, pero ¿Por qué? Si todavía no era la 13:30 hora a la que salíamos siempre, no entendía nada.

Me llevó a su casa, y ahí vi a mi chiquitina, ¿pero y por qué estaba también en ese lugar? Algo extraño pasaba, sentía que me ocultaban algún secreto.

Pasaron dos horas y yo seguía sin entender nada, nadie me hablaba, y mi hermanita no paraba de preguntar por mamá y papá.

A lo que tampoco recibíamos una respuesta clara, me decían que ellos estaban a punto de llegar, pero mi bisabuela me miraba con cara de tristeza.

Unos minutos después sonó la puerta, cuando bajaron a abrirla oí la suave voz de mi madre preguntando por su hijas. Salí corriendo a abrazarla pero obtuve un frío encuentro con ella, sólo me observó y me agarró por la mano trasladándome así hasta un dormitorio. Nos sentamos en la cama y yo empecé contarle que mi hermana estaba preguntando por sus papis, cuando de repente me dijo:

- Ya por favor no continúes, necesito hablar contigo, te mereces una explicaciones de por qué están aquí, ya que tu eres la mayor y lo entenderás mejor que ella.

Así que la contemplé dándole la palabra de nuevo. Y me dijo:

- Sé que quieres mucho a tu papá, por eso necesito que te portes bien y que me ayudes a cuidar a tu hermana.

En ese instante reaccioné deprisa y le pregunte por mi padre, pero no obtuve una respuesta, sino una débil lágrima que recorrió su roja mejilla; cuando se tranquilizó me mencionó unas palabras que “jamás olvidare”:

-Tú papá ahora te está viendo desde el Cielo, él desde ahí te cuidará.

Desde el 28 de abril del 2000, hace hoy 10 años, mi vida cambió de la noche a la mañana. Con tan solo 7 años vi como aquella felicidad de niña que sentía, se transformaba en un dolor que me acompañara toda una vida; ese día me arrancaron de mi lado a la persona a la que más admiraba y quería.

El destino quiso alejarnos, separarnos para siempre, acabar con todos aquellos momentos que día a día vivíamos juntos.

Eran las 6 de la tarde, hora a la que llegaba de trabajar, y oía el ruidito de la llave en la puerta y corría hacia él, a sus brazos. Esos brazos que me arropaban cada noche; los mismos que después de cada golpe me levantaban del suelo, esas manos que prometieron no dejarme caminando sola nunca.

Su sonrisa, mi sonrisa ¡Si era así, su sonrisa era mi sonrisa!

Tantas palabras, sentimientos, lagrimas, sonrisas, abrazos, caricias, miradas, tantas cosas...

Es tan lindo recordarlo, tanto que no puedo evitar emocionarme al pensar en él.

El destino lo quiso así, no sé por qué pasó, por qué ese día a esa hora, en ese año, por qué de esa manera y por qué en aquel lugar, por qué a ti, ¿Por qué? Son mil preguntas sin respuesta.

Y pensar que aquel día era uno como otros tantos, tan normal, y de repente todo cambió.

“Dicen que la distancia es el olvido, pero yo no me creo eso, porque nos encontramos a una gran distancia, y aun así sigue estando presente en cada momento de mi vida, los sentimientos muchas veces no los borra el tiempo, sino que los hace mas fuertes”.

Desde hace 10años, se que es un ángel. El ángel que me ha protegido este tiempo y me siento muy orgullosa de que sea así.

En la imagen, el recordado Emilio, padre de la joven autora de esta carta.

28/4/2010
  MAS NOTICIAS DE Tribuna libre   -   PAGINAS:  1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35  36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  59  60  61  62  63  64  65  66  67  68  69  70  71  72  73  74  75  76  77  78  79  80  81  82  83  84  85  86  87  88  89  90  91  92  93  94  95  96  97  98  99  100  101  102  103  104  105  106  107  108  109  110  111  112  113  114  115  116  117  118  119  120  121  122  123  124  125  126  127  128  129  130  131  132  133  134  135  136  137  138  139  140  141  142  143  144  145  146  147  148  149  150  151  152  153  154  155  156  157  158  159 
Pagina nueva 1
Otra ''gracia'' de la Consejería de Educación
(27/4/2010 (17:48 horas))
Una fuente de dolor expansiva y creciente
(27/4/2010 (12:23 horas))
Introducción a una política magenta
(27/4/2010 (12:19 horas))
Línea soterrada en Tenesedra: ¡Esta obra no se hace!
(27/4/2010 (12:06 horas))
Valverde y el Plan E
(27/4/2010 (12:00 horas))
MAPA Añadir esta WEB a favoritos Contacto Servicios HEMEROTECA VIDEOTECA
© Todas las imágenes, textos, etc. de este periódico digital están protegidas por leyes de derecho de autor internacionales. Su reproducción, sin autorización expresa y por escrito, queda terminantemente prohibida. Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro.

Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro. - E-mail: