Publicidad

 
    El Hierro  -  Año: 17  - Número: 5738

Director: Sergio Gutiérrez

2 DE MARZO 2021  -  Actualizado a las 09:58 h.

Tribuna libre
 
Carta del Director
CABILDO
AYUNTAMIENTOS
Carta del Director
ECONOMIA
AYUNTAMIENTOS
DEPORTES
Nacional
Tribuna libre
POLITICA
Transhierro
SOCIEDAD
SUCESOS
EDITORIAL
Por Luis Pérez Aguado

Con cierta frecuencia solemos quejarnos de la indiferencia que adopta un sector importante de nuestra juventud ante la problemática social, religiosa o la política. Encogerse de hombros parece ser la tónica dominante.

Expresiones no muchas veces afortunadas a ese pasotismo nos hace reflexionar sobre las posibles causas que inducen a muchos jóvenes a mostrar esa apatía, esa indiferencia que parece haberse convertido en el signo de nuestro tiempo.

Podríamos empezar a buscar en nuestro propio mundo circundante que no ha sabido encontrar el meollo problemático de las situaciones que llenan el ámbito juvenil. No ha sabido – no sabe – ofrecer a los jóvenes unos ideales capaces de saciar sus aspiraciones.

Cuando nuestra juventud busca ese algo que la llene, ese brote de sinceridad, de integridad en las cosas y en las personas, se da cuenta que no lo hay, al menos, no lo ha encontrado. Entonces, sólo entonces, viene el desplome de sus ideales, la desilusión, el vacío de espíritu… Es la hora en que enarbolan su bandera: la indiferencia.

Y ¿no creen que tengan razones para ello?

Encendemos la televisión y nos muestran imágenes que hablan de guerras y de odio. De guerras donde la juventud es la que pierde siempre, porque es la que se muere manejada por ese hilo invisible al que llamamos deber. Guerras sin razón ganadas en los despachos de las grandes empresas y los grandes intereses y no en el campo de batalla.

Miramos a nuestro alrededor y no vemos más que injusticias, atropellos, intromisiones… Tachamos a los jóvenes de rebeldes porque no quieren prestarse a nuestro juego. Y porque los más frágiles sucumben a nuestros cantos de sirena pensamos que la juventud se presta fácilmente a nuestra representación como si fueran marionetas.

Muchos fueron los golpes recibidos y poca la comprensión para sus problemas, que cayeron en la tela de araña de la droga, ese sucio negocio que nosotros, los peores de nosotros, hemos tejido.

Es fácil descargar nuestro veneno de fracasados sobre esa juventud que no supimos encauzar.

Es fácil tildarla de inepta.

Más fácil todavía decir que la culpa es de ella.

La echamos desnuda a un mundo idealizado que nos desbordó a nosotros mismos y no la hemos preparado para soportar nuestros propios huracanes.

Son muchos los vacíos abiertos en el mundo de los jóvenes que deliberadamente se dejan sin llenar. El más grave, sin duda, es el voluntario desconocimiento de lo que está ocurriendo entre los jóvenes y el de la propia hipocresía que generan esos mismos que con tanta fuerza atacan a una juventud que no es culpable de casi nada de cuanto se le imputa.

Es la misma hipocresía de esos caballeros formales que hablan de conjuras y orquestas cuando los jóvenes protestan contra una sociedad o un estado de cosas que consideran injustas. De los que se dan golpes de pecho en la quietud de las iglesias, mientras sus vidas las construyen a su personal y egoísta medida, de los mismos que siempre pondrán trabas encumbradas en aspectos legales para justificas sus negativas.

Luego, estos responsables ignorantes serán los que más se escandalicen ante las abultadas cifras de la delincuencia juvenil, ante los actos de rebeldía individual o colectiva, ante las modas, gestos, ritmos y estilos que el joven adopta un poco para autoafirmarse en sí mismo y otro para desgajarse de una sociedad que no le llama para nada y cuando lo hace, es tímidamente, sin medios ni fuerza.

Con esas actitudes no es de extrañar el pasotismo y que el rencor anide en sus corazones jóvenes al ver tanta mentira, tanta hipocresía, tanto ideal sin vida, tanto creer demasiadas cosas sin ver realidades en ninguna. Sus aspiraciones han quedado frustradas. Sus necesidades eran otras muy distintas a las que la sociedad ha intentado satisfacer.

No cabe duda, que es poco ejemplar la sociedad adulta. Poco ejemplar y poco eficaz con la juventud. Y el joven lo ve y lo sabe. Ve que aumenta la hipocresía y la superficialidad y, naturalmente, gran parte de la juventud se hace más superficial; se vulgarizan las costumbres, y ella lo secunda, y así nace la apatía por cualquier ideal y el amor a lo concreto; la fe en el gasto… todo ello no son sino secuelas de una sociedad que cultiva todo esto.

Educar a una juventud no es, simplemente, echarla a la vida. Hay que responsabilizarse con los jóvenes y ayudarles. De otro modo no hay que asustarse ni extrañarse de esa indiferencia que adopta una parte de la juventud.

+++ Si quiera publicar aquí, envíenos sus cartas a:

tribunalibre@diarioelhierro.com

Es condición inexcusable para la publicación, firmar la carta y adjuntarnos una fotocopia de su DNI y una foto tamaño carné en formato digital, así como facilitarnos un teléfono de contacto. La Dirección se reserva el derecho de publicar una carta sin foto si así lo estima oportuno. * El envío de opiniones supone la aceptación de las siguientes condiciones de uso: No se permite el envío de opiniones de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se admitirán mensajes difamatorios, ofensivos, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos o cuente con autorización para el uso de dichos contenidos. Tampoco se permitirá el uso de este servicio por parte de empresas para promocionar sus productos o servicios. Queda a discreción de la Dirección de DIARIOELHIERRO.ES/COM determinar cuando un mensaje incumple estas condiciones, y decidir por tanto su no publicación. Así, la Dirección se reserva el derecho de NO publicar o de recortar su carta si así lo cree oportuno, así como de recortar aquellas cartas que crea oportunas. La responsabilidad del contenido de los mensajes es exclusivamente de la persona que lo envía.

Ni DIARIOELHIERRO.ES/COM, ni la Empresa propietaria, ni el equipo de redacción, son responsables del contenido de los mensajes ni tienen por qué compartir necesariamente las opiniones o afirmaciones expresadas en ellos. De la misma manera, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de las opiniones aquí publicadas. DIARIOELHIERRO.ES/COM respeta la libertad de expresión de los colaboradores, articulistas y lectores que publican en esta sección, pero no comparte necesariamente sus opiniones ni se hace responsable de las mismas.

Las direcciones de los autores no serán publicadas, y sus datos personales tan sólo serán usados para suministrar este servicio. Estos datos no serán cedidos a terceros, ni serán usados para otros fines. Los usuarios podrán ejercer sus derechos de consulta, cancelación o modificación de sus datos mediante correo electrónico enviado a administracion@diarioelhierro.com. El uso de este servicio implica la aceptación de estas condiciones.

26/11/2008 (12:30 horas)
  MAS NOTICIAS DE Tribuna libre   -   PAGINAS:  1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35  36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  59  60  61  62  63  64  65  66  67  68  69  70  71  72  73  74  75  76  77  78  79  80  81  82  83  84  85  86  87  88  89  90  91  92  93  94  95  96  97  98  99  100  101  102  103  104  105  106  107  108  109  110  111  112  113  114  115  116  117  118  119  120  121  122  123  124  125  126  127  128  129  130  131  132  133  134  135  136  137  138  139  140  141  142  143  144  145  146  147  148  149  150  151  152  153  154  155  156  157  158  159 
Pagina nueva 1
¿No es el amor eterno?
(25/11/2008 (20:55 horas))
Izquierda casposa y derechona trasnochada
(25/11/2008 (16:26 horas))
Donde acaban y comienzan tus derechos
(25/11/2008 (11:02 horas))
El parcheo no sirve a la emergencia educativa
(23/11/2008 (18:04 horas))
¡Un euro!
(21/11/2008 (07:44 horas))
MAPA Añadir esta WEB a favoritos Contacto Servicios HEMEROTECA VIDEOTECA
© Todas las imágenes, textos, etc. de este periódico digital están protegidas por leyes de derecho de autor internacionales. Su reproducción, sin autorización expresa y por escrito, queda terminantemente prohibida. Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro.

Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro. - E-mail: