Publicidad

 
    El Hierro  -  Año: 17  - Número: 5738

Director: Sergio Gutiérrez

2 DE MARZO 2021  -  Actualizado a las 09:58 h.

Tribuna libre
 
Carta del Director
CABILDO
AYUNTAMIENTOS
Carta del Director
ECONOMIA
AYUNTAMIENTOS
DEPORTES
Nacional
Tribuna libre
POLITICA
Transhierro
SOCIEDAD
SUCESOS
EDITORIAL

Estamos ante un problema de límites, no de liquidez, como explica Herman Daly, profesor de la Universidad de Maryland (EE.UU.), uno de los padres de la economía ecológica moderna, y autor de lo que se propone como “economía en estado estacionario”, en contraposición a la economía de crecimiento exponencial.

Citando a Daly, “la actual debacle financiera no es una crisis de “liquidez”, como se la suele llamar eufemísticamente. Es una crisis de “supercrecimiento” de los activos financieros en relación con el crecimiento real de la riqueza – algo justamente lo contrario a la existencia de poca liquidez. Los activos financieros se han multiplicado mucho más que la economía real – el intercambio entre “papeles” financieros es hoy 20 veces mayor que los intercambios de papel moneda por productos reales. No es una sorpresa, entonces, que el valor relativo de la enorme cantidad de activos financieros esté cayendo en término de valoración de activos reales”.

La corrección, pues, según el economista, es inevitable. Nos trae el norteamericano al Nobel de Química y uno de los padres de la economía más apegada a los recursos naturales (en contraposición con la economía convencional), Frederic Soddy, que recordaba que “no se puede mantener de forma permanente una convención humana absurda, como el incremento espontáneo de la deuda (interés compuesto), encontra de la Ley natural del decrecimiento espontáneo de la riqueza (entropía)”.

Ese ajuste, por otra parte, es de una dimensión creciente en el tiempo, si se pretende seguir valorando los activos financieros no por la riqueza constatable, sino por un futurible de crecimiento económico (acelerado, como son todos los crecimientos de un tanto por ciento anual).

El perverso sistema de reserva fraccional de los bancos, por el que crean dinero de la nada, con la fe puesta en su devolución posterior con intereses, unido a la completa desregulación de los movimientos de capital a nivel mundial – unida a la globalización comercial, de forma casi inevitable, se encuentra aquélla – ha generado un crecimiento espectacular del cuasi dinero, que amenaza con evaporarse, con mayor rapidez aún que aquélla con la que se creó, al no ser capaz la riqueza real de servir permanentemente de imagen de cada vez más anotaciones contables.

Como el dinero es hoy básicamente deuda, las inyecciones y rescates son más deuda que los Gobiernos esperan sea devuelta con más crecimiento, para pagar sus intereses. Esa máquina fiduciaria y su enorme desconexión de la realidad se ha topado con límites claros en los últimos años.

La incorporación reciente de cientos de millones de nuevos consumidores ha acelerado el colapso inmobiliario, último refugio de la burbuja ficticia de dinero. El estancamiento evidente de la producción de petróleo y la falta de alternativas reales e inmediatas ante el anunciado ajuste entre demanda y oferta, están advirtiéndonos que es muy probable que la deuda no sea devuelta.

Este entuerto no se resuelve reforzando la maquinaria para que mantenga el crecimiento de la producción, porque este futil intento agudizaría las tensiones entre economía real y financiera, en última instancia.

Pero es que, además, las inercias son de tamaña factura (hemos pasado por algunos de los años de mayor aceleración del crecimiento económico), que aliviar siquiera algunos de los peores efectos de este ajuste a la realidad, será una ímproba tarea, tanto más imposible cuanto se quiera mantener la dinámica que nos trajo a esta profunda crisis.

En todo caso, tarea que debería estar presidida por valores de decrecimiento, austeridad, reparto de la riqueza y solidaridad intergeneracional e interterritorial, alejando la economía del consumismo que está agotando rápidamente nuestros recursos naturales básicos.

+++ Si quiera publicar aquí, envíenos sus cartas a:

tribunalibre@diarioelhierro.com

Es condición inexcusable para la publicación, firmar la carta y adjuntarnos una fotocopia de su DNI y una foto tamaño carné en formato digital, así como facilitarnos un teléfono de contacto. La Dirección se reserva el derecho de publicar una carta sin foto si así lo estima oportuno. * El envío de opiniones supone la aceptación de las siguientes condiciones de uso: No se permite el envío de opiniones de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se admitirán mensajes difamatorios, ofensivos, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos o cuente con autorización para el uso de dichos contenidos. Tampoco se permitirá el uso de este servicio por parte de empresas para promocionar sus productos o servicios. Queda a discreción de la Dirección de DIARIOELHIERRO.ES/COM determinar cuando un mensaje incumple estas condiciones, y decidir por tanto su no publicación. Así, la Dirección se reserva el derecho de NO publicar o de recortar su carta si así lo cree oportuno, así como de recortar aquellas cartas que crea oportunas. La responsabilidad del contenido de los mensajes es exclusivamente de la persona que lo envía.

Ni DIARIOELHIERRO.ES/COM, ni la Empresa propietaria, ni el equipo de redacción, son responsables del contenido de los mensajes ni tienen por qué compartir necesariamente las opiniones o afirmaciones expresadas en ellos. De la misma manera, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de las opiniones aquí publicadas. DIARIOELHIERRO.ES/COM respeta la libertad de expresión de los colaboradores, articulistas y lectores que publican en esta sección, pero no comparte necesariamente sus opiniones ni se hace responsable de las mismas.

Las direcciones de los autores no serán publicadas, y sus datos personales tan sólo serán usados para suministrar este servicio. Estos datos no serán cedidos a terceros, ni serán usados para otros fines. Los usuarios podrán ejercer sus derechos de consulta, cancelación o modificación de sus datos mediante correo electrónico enviado a administracion@diarioelhierro.com. El uso de este servicio implica la aceptación de estas condiciones.

10/10/2008 (10:31 horas)
  MAS NOTICIAS DE Tribuna libre   -   PAGINAS:  1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35  36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  59  60  61  62  63  64  65  66  67  68  69  70  71  72  73  74  75  76  77  78  79  80  81  82  83  84  85  86  87  88  89  90  91  92  93  94  95  96  97  98  99  100  101  102  103  104  105  106  107  108  109  110  111  112  113  114  115  116  117  118  119  120  121  122  123  124  125  126  127  128  129  130  131  132  133  134  135  136  137  138  139  140  141  142  143  144  145  146  147  148  149  150  151  152  153  154  155  156  157  158  159 
Pagina nueva 1
Día mundial por el trabajo decente
(7/10/2008 (11:58 horas) )
Tras la cortina del otoño
(4/10/2008 (18:30 horas))
¿Crisis, qué crisis?
(3/10/2008 (19:10 horas))
Nota aclaratoria de la Directora Insular de la A.G.E.
(3/10/2008 (16:10 horas))
El Hierro: Hablemos de aviones y aeropuertos
(2/10/2008 (19:45 horas))
MAPA Añadir esta WEB a favoritos Contacto Servicios HEMEROTECA VIDEOTECA
© Todas las imágenes, textos, etc. de este periódico digital están protegidas por leyes de derecho de autor internacionales. Su reproducción, sin autorización expresa y por escrito, queda terminantemente prohibida. Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro.

Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro. - E-mail: