Publicidad

 
    El Hierro  -  Año: 17  - Número: 5738

Director: Sergio Gutiérrez

2 DE MARZO 2021  -  Actualizado a las 09:58 h.

Tribuna libre
 
Carta del Director
CABILDO
AYUNTAMIENTOS
Carta del Director
ECONOMIA
AYUNTAMIENTOS
DEPORTES
Nacional
Tribuna libre
POLITICA
Transhierro
SOCIEDAD
SUCESOS
EDITORIAL
Por Juan Matías Padrón 7 comentarios

Agradezco todas las muestras de cariño y solidaridad expresadas por mi último artículo. No encuentro otra manera de darles las gracias, más que contándoles tres historias que ustedes pueden leer por partes para no cansar demasiado (sí es de su interés, por supuesto).

El temblor

Fue como un temblor en la periferia de la historia. Entraron en la cueva de Don Justo para ver con ojos de investigadores, científicos, espeleólogos, etc. Precisamente ellos, unos jóvenes preparados como sus padres para regar la tierra con su sudor, y de quienes otros no esperaban sacar nada más que mano de obra barata. Salieron con el mapa del tesoro.

La historia no dirá que fue el maestro don Luis Martín Arvelo y sus jóvenes del pueblo, los primeros en recorrerla en toda su extensión (lo sabemos porque con sus manos abrieron hueco donde grano a grano, año a año, se formaron paredes de arena que anunciaban el falso fin del camino).

Tampoco señalará que fueron los primeros en atrapar en un papel, todos los caminos de nuestro gran tubo volcánico, sus 6.315 metros de galerías que se cruzan. Ni los primeros que inauguraron la Cueva de Don Justo para su disfrute y su investigación.

No importa. Don Luis era mucho maestro, una vida frustrada por la guerra y la paz impuesta. Más que reconocimientos, su vida está llena de desconocimientos. Tal vez por ello se sintiera tan identificado con el pueblo de El Pinar. Por eso su esfuerzo partía de la formación de las personas: para ser los dueños de nuestra tierra y su futuro.

Necesitamos aprender de don Luis y su quijotesca locura. No se nos reconocerá el mérito, pero no tendremos que emigrar y ese será nuestro premio. Por eso tenemos que ser los que abramos los caminos, sirvamos de guía y los que ofrezcamos todas las pistas para que nos “descubran” (¿no fue el mismo caso del pastor que llevó a Don Aquilino a que “descubriera” los letreros de El Julan?).

Puede parecer injusto, pero en ello se nos va la vida. Necesitamos que los políticos nos “descubran” que se necesita un plan de lavas, un proyecto rector que guíe sus pasos, líneas de apoyo a las iniciativas que le aporten valor agregado al territorio, que lo sensibilicen con arte, información y cultura.

Se precisa que sea su idea, que le reconozcamos el feliz momento en que se les ocurrió destinar una parte de los planes de empleo y formación, en revalorizar nuestro mundo volcánico, vincular sus trayectos, crearles una historia a cada uno para su mayor aprovechamiento; como el momento exacto en que “descubrieron” el camino para que las coladas, los tubos y los conos volcánicos, sumen a las tierras cultivadas, a la ganadería, industria de transformación, a los proyectos de innovación y desarrollo e, incluso, complementen nuestra oferta insular.

Para que vengan otros y nos vuelvan a “descubrir”. Y les descubran a otros nuestros sabores, olores, colores, texturas y sonidos. Y tener trabajo, futuro, aprovechar al máximo nuestro territorio sin deteriorarlo. Para poder vivir en nuestra tierra: ¿existe mayor gloria para nosotros que esa?

Tremor

Desde la perspectiva del mercadeo científico, el volcán y su evolución es el gran negocio, el que prestigia a los investigadores, aporta recursos a instituciones y universidades, etc. Para la gran prensa, valemos incluso más muertos que vivos. Pero, para generar nuestras oportunidades debemos entender (o haber entendido) que nosotros no vendemos erupciones volcánicas, lo que vendemos es un nuevo mundo de lavas.

No es una sutileza, aunque lo parezca. Se inscribe el proceso eruptivo dentro de una serie de fenómenos naturales y logros comunitarios, que convierten a la isla en un punto de especial atención por su riqueza y diversidad natural, cultural, etc.

¿Es esa la imagen final que se están haciendo de El Hierro, al acceder en búsqueda de información sobre el volcán? ¿Atendemos a esos requerimiento a la hora de elaborar mensajes desde nuestras instituciones y empresas? ¿Se orientan nuestros medios de comunicación para generar círculos virtuosos ante este nuevo interés?

Mientras evoluciona la crisis natural y se mantiene la atención por lo que aquí pasa, se desplazan las aspas que anuncian un nuevo mundo energético. Nuestro monte encantado rebosa de magia. Tubos, conos y coladas, se ofrecen como el más impresionante museo de lavas de Canarias. Se producen alimentos de gran valor (los higos más sabrosos del mundo, quesos de pastores con más de mil años de historia, sorprendentes vinos, etc.). Los segundos y los centímetros cuadrados siguen siendo la medida de una isla que ofrece un espectáculo diferente a cada paso.

Es ese nuestro negocio: lo que está alrededor del volcán, la isla como necesidad de ser visitada, probada, degustada, etc. No podemos pedirle a otros que hagan nuestro trabajo, como sugería un funcionario a través de este mismo medio. Por lo menos, si queremos aprovechar “los 15 minutos de gloria” de los que hablaba Andy Warhol.

Nadie debe sentirse señalado, sin embargo. No denuncio, apunto que este volcán en erupción tiene fecha de caducidad. Dejaremos de ser noticia. Bajará el interés por saber de nosotros. Se irán la mayoría de los científicos, periodistas, policías, militares, etc.

Y la imagen que quedará de esta crisis natural entre ese público adicional que genera el volcán (y que tiene el poder para ayudarnos a recuperarnos de los destrozos), será la de una isla olvidada, envuelta en una mancha que destruye la vida y donde alguna vez hubo un volcán submarino en erupción. ¿Para resolver los problemas que genera el volcán, no debemos aprovechar las oportunidades que nos ofrece?

Erupción

“No te rindas, aun estas a tiempo

de alcanzar y comenzar de nuevo,

aceptar tus sombras, enterrar tus miedos,

liberar el lastre, retomar el vuelo.”

Mario Benedetti.

La llamaríamos la tarima de la solidaridad. Un contenedor vestido de hermoso escenario, para mover a Canarias a favor de la recuperación de la mar herreña, de su gente y la defensa de uno de los mayores tesoros naturales y culturales de las islas y del Atlántico.

Se elaboraría su programación con el aporte solidario de los creadores, artistas, grupos y/o comunidades que quieran apuntarse en esta tarea. Les ofrecemos una causa justa, la magia de nuestro territorio, el esfuerzo realizado por nuestro pueblo para conservar su mar, sus costas, isla, nuestro agradecimiento y cariño.

Pero también es esta una plataforma de denuncia, al acoso al que es sometido el sector cultural a través de los recortes. Será la Canarias de la gente, la de la defensa de su territorio, la que probará que cada euro que se deje de invertir en cultura repercute en el empobrecimiento de nuestra gente y su economía.

Tiene el sector cultural no solo la oportunidad de expresar su especial sensibilidad y su apoyo a El Hierro y su gente; sino de convertir ese respaldo en un claro ejemplo de su capacidad para dinamizar la economía de un pueblo (¿no dejaría en evidencia a nuestros gestores canarios? ¿su incompetencia para valorar lo que puede aportar el sector cultural en estos momentos?).

Coordinar ese esfuerzo, propiciar y facilitar el camino para que se hagan efectivos todos los apoyos que podamos recibir en las islas y el atlántico, darle resonancia a este esfuerzo solidario; sería nuestra tarea inmediata.

Hablamos de una programación semanal, con un gran evento mensual. Pero también de paquetes, patrocinios y medios que promuevan las visitas (no solo de los creadores, sino de los públicos que les acompañarían). En definitiva, para estar con La Restinga y su recuperación.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

+++ Si quiera publicar aquí, envíenos sus cartas a:

tribunalibre@diarioelhierro.com

Es condición inexcusable para la publicación, firmar la carta y adjuntarnos una fotocopia de su DNI y una foto tamaño carné en formato digital, así como facilitarnos un teléfono de contacto. La Dirección se reserva el derecho de publicar una carta sin foto si así lo estima oportuno. * El envío de opiniones supone la aceptación de las siguientes condiciones de uso: No se permite el envío de opiniones de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se admitirán mensajes difamatorios, ofensivos, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos o cuente con autorización para el uso de dichos contenidos. Tampoco se permitirá el uso de este servicio por parte de empresas para promocionar sus productos o servicios. Queda a discreción de la Dirección de DIARIOELHIERRO.ES/COM determinar cuando un mensaje incumple estas condiciones, y decidir por tanto su no publicación. Así, la Dirección se reserva el derecho de NO publicar o de recortar su carta si así lo cree oportuno, así como de recortar aquellas cartas que crea oportunas. La responsabilidad del contenido de los mensajes es exclusivamente de la persona que lo envía.

Ni DIARIOELHIERRO.ES/COM, ni la Empresa propietaria, ni el equipo de redacción, son responsables del contenido de los mensajes ni tienen por qué compartir necesariamente las opiniones o afirmaciones expresadas en ellos. De la misma manera, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de las opiniones aquí publicadas. DIARIOELHIERRO.ES/COM respeta la libertad de expresión de los colaboradores, articulistas y lectores que publican en esta sección, pero no comparte necesariamente sus opiniones ni se hace responsable de las mismas.

Las direcciones de los autores no serán publicadas, y sus datos personales tan sólo serán usados para suministrar este servicio. Estos datos no serán cedidos a terceros, ni serán usados para otros fines. Los usuarios podrán ejercer sus derechos de consulta, cancelación o modificación de sus datos mediante correo electrónico enviado a administracion@diarioelhierro.com. El uso de este servicio implica la aceptación de estas condiciones.

23/11/2011 (10:01 horas)
  MAS NOTICIAS DE Tribuna libre   -   PAGINAS:  1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35  36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  59  60  61  62  63  64  65  66  67  68  69  70  71  72  73  74  75  76  77  78  79  80  81  82  83  84  85  86  87  88  89  90  91  92  93  94  95  96  97  98  99  100  101  102  103  104  105  106  107  108  109  110  111  112  113  114  115  116  117  118  119  120  121  122  123  124  125  126  127  128  129  130  131  132  133  134  135  136  137  138  139  140  141  142  143  144  145  146  147  148  149  150  151  152  153  154  155  156  157  158  159 
Pagina nueva 1
Cuatro meses de la crisis volcánica en El Hierro#
(23/11/2011 (07:28 horas))
Nuestro homenaje majorero#
(19/11/2011 (09:35 horas))
El hombre de El Hierro #
(18/11/2011 (12:00 horas))
Unidos por el interés personal#
(17/11/2011 (20:45 horas))
Algunos poetas nuestros en DIARIO EL HIERRO#
(16/11/2011 (12:55 horas))
MAPA Añadir esta WEB a favoritos Contacto Servicios HEMEROTECA VIDEOTECA
© Todas las imágenes, textos, etc. de este periódico digital están protegidas por leyes de derecho de autor internacionales. Su reproducción, sin autorización expresa y por escrito, queda terminantemente prohibida. Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro.

Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro. - E-mail: