Publicidad

 
    El Hierro  -  Año: 17  - Número: 5738

Director: Sergio Gutiérrez

2 DE MARZO 2021  -  Actualizado a las 09:58 h.

Tribuna libre
 
Carta del Director
CABILDO
AYUNTAMIENTOS
Carta del Director
ECONOMIA
AYUNTAMIENTOS
DEPORTES
Nacional
Tribuna libre
POLITICA
Transhierro
SOCIEDAD
SUCESOS
EDITORIAL
Por Rafael Zamora Méndez 6 comentarios

Armiche tuvo la enorme suerte de poder descubrirlo, siendo todavía casi un ingenuo niño.

Desde el primer instante, pudo aseverarse en la sencilla idea de que nadie más conocía la existencia de aquel selvático árbol, recóndito y misterioso.

Era el único beneficiario de tan gran secreto y, a fe, que supo guardarlo debidamente, con vehemente celo de legítima chifladura.

Pastoreando el pequeño rebaño y rebuscando incansablemente los más recónditos pastos, por entre arriesgadas grietas de áridas montañas, en donde jamás había dejado impresas sus huellas el ser humano, mereció el inapreciable don de haberse tropezado con él.

Considero el hallazgo como un adecuado regalo que el cielo le otorgara, en pago a su valentía e intrepidez.

Le tomó tal apego y cariño que, allí, solía pasar sus mejores ratos, hablándole, como si en realidad fuese un ser viviente que poseyendo alma, pudiera comprenderle.

Le confiaba sus penas y alegrías, tal como lo haría con el más leal y sincero amigo, del cual sabía, no habría de recibir jamás la cruel puñalada del olvido y la traición.

Con el paso de los años, aquel árbol tan raro, único en su especie, quiso tornarse gitano.

En la palma cobriza de sus verdes hojas, llenas de incomprensible embrujo, leyó su buenaventura el joven Armiche, el más fiero y arrogante de los herreños, el verdadero descendiente de la más pura nobleza e hidalguía bimbache.

Tenía los cabellos encrespados y la ancha frente, totalmente despejada.

Fue un impaciente soñador que reclinando su leónica cabeza en la fantástica almohada de los más ambiciosos sueños, logró contemplar el amplio panorama de un trono que le proporcionaría gloriosos laureles y espinosas pesadumbres.

¡Él, llegaría a ser Mencey de su pueblo!

Un lugar demasiado pequeño para su regia grandeza, pero, en el que hacía mucha falta, porque estaba navegando en los mares del progreso al igual que un débil barquichuelo sin timón, a merced de los locos embates del caprichoso viento, sin saber a dónde va a parara o, a dónde Dios quiere que llegue.

¡Hacía falta esa mano estable que representase a la isla, para conducirla hacia los dificultosos horizontes de la soñada prosperidad!

Allí estaba él, preparado para intentar plasmar las tan codiciadas quimeras.

Los videntes pensamientos que tuviera ante las hojas de su querido árbol, pudieron cumplirse, haciéndose venturosa realidad la muy fijada y aparente ficción.

Todos se sintieron muy felices de poder contar con tan jefe, que, más que nada, se comportaba como un positivo y afectuoso patriarca.

Su primordial desvelo fue el de proporcionarle agua a la isla; indispensable elemento líquido para hacerla prosperar.

La Diosa Fortuna, no le acompañó por mucho tiempo.

Hubo un año tan malo, y de tanta sequía que, sus fieles súbditos, decidieron abandonarle.

Se sentía angustiosamente la sed, escaseaban los alimentos, los campos, única fuente de riqueza, se encontraban completamente secos, existiendo la apremiante contingencia de la más descomunal catástrofe.

Armiche, no se inmutó lo más mínimo. ¡Estaba tallado en castiza madera de heroicos titanes!

Sólo les advirtió que aguardaran al plazo de un día, antes de tomar ninguna lamentable decisión.

Que, antes de abandonar la tierra que les viera nacer para siempre, iba a realizar lo imposible, y... ¡allá se fue, él sólo, a la acogedora sombra de aquel árbol que desde la infancia adoró y el cual, iluminaba todas sus acciones de hombre y de bimbache!

¡Iba, una vez más, a pedirle consejo, consuelo y, si fuese posible, algún propicio y milagrosos remedio!

Y, se abrazó a su rollizo tronco, lleno de consternación, hablándole con mimo, diciéndole que, habiéndole concedido el cielo asombrosas dotes de buen gobernante, querido y amado por todos; que habiéndole proporcionado la dicha de ser padre de la hija más hermosa, ¿cómo era posible que ahora, ahora que lo necesitaba más que nunca, no se le mostraba propicio y le enviaba el venerable rocío de la lluvia?

¡No, Armiche, jamás renunciaría! ¡En la vida, se marcharía de allí!

Quedaría para siempre sepultado en aquel desconocido lugar en el que ni siquiera, serían capaces de encontrar su recóndito cadáver.

Y, lloró copiosamente, de la misma forma y manera que sollozaría un indomable león herido.

Él no esperaba portentos, porque desconocía por completo lo que era eso.

Pero, el prodigio llegó, al notar, de pronto, con la insólita extraordinaria sorpresa, de que alguien... le acompañaba en su gimoteo, apiadándose íntegramente en la penetrante inquietud del brutal sufrimiento que de tal manera le afligía.

Alzó los ojos, en los cuales resplandecía el espanto, y, vio... ¡vio que, de las hojas y ramas se desprendían gruesas gotas de agua. ¡AGUA! ¡AGUA! ¡Benditas lágrimas que venían a encarnar la garantizada salvación de su dilecto pueblo!

Aquel pasmoso árbol, fue bautizado con el nombre de “GAROÉ”, que venía a significar, “ÁRBOL SANTO”, ya que santo es todo aquel que socorre las penas de los desgraciados y les alivia en sus perentorias necesidades.

Desde entonces, se celebraron allí los actos de justicia y las reuniones de su corte.

Armiche, fue considerado como un inusitado mago. Un portentoso brujo que había hecho resucitar a toda una desolada isla, plenamente difunta.

Por ello, resonaron con estrépito las flautas y tambores, celebrándose grandes festejos, de los cuales nació una notas y escalas originalísimas, una danza especial que llevó el nombre de “EL VIVO”.

Los eufóricos habitantes, supieron captar magníficamente en sus acompasados movimientos, el puro sentimiento que en tan amargo trance, habían soportado.

Armiche ordenó y dispuso que jamás debiera a salir aquel sagrado rito, del suelo que les dio sugestiva forma, donoso garbo y destacada cualidad.

¡Ay, del osado que fuese capaz de desobedecer su mandato!

Pagarían todos con castigo terriblemente implacable.

¡Pobre bimbache; lo que jamás pudo llegar a pensar es que fuese exactamente, su hija, la orgullosa princesa, la primera en hacerle la más fatal de las desapiadas traiciones!

Un buen día, le abandonó para siempre, emigrando a otras tierras, en donde dio a conocer, de una manera falsa y vulgar, los ocultos secretos de un clásico tipismo que jamás debió salir de la tierra que le facilitara tan representativo origen.

Desesperado, el gran Armiche, lleno de pena y de vergüenza, cumplió lo prometido porque... una tenebrosa noche de tormenta, mientras todos estaban ocultos en sus hogares, temerosos de ser alcanzados por la desastada furia de lo alto, se fue él solo, como en los mejores años de su infancia, cuando pastoreaba ganado, hacia el árbol de la buenaventura.

Iba dispuesto a administrarse justicia en su propio cuerpo, por sí mismo, y con su propia mano.

Se puso de rodillas e invocó fervorosamente el chispazo mortal del rayo.

A la mañana siguiente, con cielo sereno, intensamente azul y despejado, fue encontrado su cadáver: Estaba junto al sitio y lugar en donde siempre vieran el árbol.

¡Solo su despojo! EL GAROÉ... SE HABÍA EVAPORADO PARA SIEMPRE!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

+++ Si quiera publicar aquí, envíenos sus cartas a:

tribunalibre@diarioelhierro.com

Es condición inexcusable para la publicación, firmar la carta y adjuntarnos una fotocopia de su DNI y una foto tamaño carné en formato digital, así como facilitarnos un teléfono de contacto. La Dirección se reserva el derecho de publicar una carta sin foto si así lo estima oportuno. * El envío de opiniones supone la aceptación de las siguientes condiciones de uso: No se permite el envío de opiniones de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se admitirán mensajes difamatorios, ofensivos, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos o cuente con autorización para el uso de dichos contenidos. Tampoco se permitirá el uso de este servicio por parte de empresas para promocionar sus productos o servicios. Queda a discreción de la Dirección de DIARIOELHIERRO.ES/COM determinar cuando un mensaje incumple estas condiciones, y decidir por tanto su no publicación. Así, la Dirección se reserva el derecho de NO publicar o de recortar su carta si así lo cree oportuno, así como de recortar aquellas cartas que crea oportunas. La responsabilidad del contenido de los mensajes es exclusivamente de la persona que lo envía.

Ni DIARIOELHIERRO.ES/COM, ni la Empresa propietaria, ni el equipo de redacción, son responsables del contenido de los mensajes ni tienen por qué compartir necesariamente las opiniones o afirmaciones expresadas en ellos. De la misma manera, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de las opiniones aquí publicadas. DIARIOELHIERRO.ES/COM respeta la libertad de expresión de los colaboradores, articulistas y lectores que publican en esta sección, pero no comparte necesariamente sus opiniones ni se hace responsable de las mismas.

Las direcciones de los autores no serán publicadas, y sus datos personales tan sólo serán usados para suministrar este servicio. Estos datos no serán cedidos a terceros, ni serán usados para otros fines. Los usuarios podrán ejercer sus derechos de consulta, cancelación o modificación de sus datos mediante correo electrónico enviado a administracion@diarioelhierro.com. El uso de este servicio implica la aceptación de estas condiciones.

12/11/2011 (09:18 horas)
  MAS NOTICIAS DE Tribuna libre   -   PAGINAS:  1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35  36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  59  60  61  62  63  64  65  66  67  68  69  70  71  72  73  74  75  76  77  78  79  80  81  82  83  84  85  86  87  88  89  90  91  92  93  94  95  96  97  98  99  100  101  102  103  104  105  106  107  108  109  110  111  112  113  114  115  116  117  118  119  120  121  122  123  124  125  126  127  128  129  130  131  132  133  134  135  136  137  138  139  140  141  142  143  144  145  146  147  148  149  150  151  152  153  154  155  156  157  158  159 
Pagina nueva 1
La Restinga#
(12/11/2011 (09:10 horas))
Lo que sentí en mi viaje a El Hierro#
(11/11/2011 (10:54 horas))
El negocio de las lavas#
(10/11/2011 (07:45 horas))
A Florencio Gutiérrez#
(7/11/2011 (22:33 horas))
A Oceana, pescadores profesionales y políticos de esta isla#
(7/11/2011 (20:22 horas))
MAPA Añadir esta WEB a favoritos Contacto Servicios HEMEROTECA VIDEOTECA
© Todas las imágenes, textos, etc. de este periódico digital están protegidas por leyes de derecho de autor internacionales. Su reproducción, sin autorización expresa y por escrito, queda terminantemente prohibida. Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro.

Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro. - E-mail: