Publicidad

 
    El Hierro  -  Año: 17  - Número: 5841

Director: Sergio Gutiérrez

13 DE JUNIO 2021  -  Actualizado a las 12:03 h.

Tribuna libre
 
Carta del Director
CABILDO
AYUNTAMIENTOS
Carta del Director
ECONOMIA
AYUNTAMIENTOS
DEPORTES
Nacional
Tribuna libre
POLITICA
Transhierro
SOCIEDAD
SUCESOS
EDITORIAL

Recientemente dialogábamos con un grupo de jóvenes procedentes de diversas comunidades autónomas. Coincidían extrañados en la imagen exótica y distorsionada que de las Islas tienen todavía en la Península.

Ensalzaban el carácter de sus gentes y la diferencia de paisajes. Lamentaban, sin embargo, la proliferación de anárquicas construcciones y las muchas viviendas edificadas fuera de toda norma estética, incluso sin pintar muchas de ellas, para concluir con la poca atención que aquí se le presta a la arquitectura isleña.

Estas reflexiones venidas de quines nos visitan deberían abrirnos los ojos. No cabe duda que nuestra arquitectura popular está necesitada de protección y de una mano amiga que le preserve de los desenfrenos de la civilización.

No quisiéramos entrar en detalles sobre ese cuadro lamentable que ha sido un constante problema para los canarios debido al alto índice de crecimiento, de la emigración hacia las ciudades turísticas, a la especulación galopante del suelo y las escasas actuaciones de la Administración que nos han dado todos los modelos inimaginables de viviendas, barracones, cuevas, chabolas, autoconstrucciones e, incluso, las construidas con protección oficial; pero sí, en cambio, nos gustaría tener presente a esa casa canaria, de paredes blancas cubiertas de rojas tejas que decoraban hasta tiempos recientes todos nuestros paisajes insulares, armonizados enteramente con las tierras cultivadas y con el medio natural.

En su lugar se levantan hoy casas chatas e híbridas y torres adefesios construidas con un deseo inmoderado de destacar aunque sea en lo antiestético. Toda una agresión al buen gusto, e, incluso, me atrevería a asegurar a la comodidad futura.

Está claro que no sabemos cuidar nuestro propio solar. No somos capaces de razonar con sentido común ante esa avalancha de innovación sin pensar en su conveniencia. Que la tierra, el terreno cultivable, ha sido fundamental en la historia económica de las islas, no hay quien lo dude. Ahí está el esfuerzo titánico de generaciones por ganar un palmo de terreno donde cultivar algo.

Muchas veces nuestra geografía es hosca, pero el hombre canario, que ha luchado siempre con su enemigo interno, su medio, con la tierra que, frecuentemente, no era su mejor aliada. Con una tierra en ocasiones fértil y en otras pedregosa, árida y dura, pero a la que el sudor que la regaba consiguió arrancar su fecundidad. De una u otra forma ha estado la casa canaria, siempre acogedora, humanizando el paisaje insular de manera equilibrada.

Todavía quedan, por fortuna – aunque estos sean escasos – rincones que se resisten al arrollador embate del progreso, si así puede llamarse el afán de destrozar nuestro legado cultural ante los imperativos de la vida.

Por fortuna podemos contemplar casas de paredes luminosas tejadas a dos aguas y pequeñas huertas familiares donde el ritmo lento de los días sólo es roto por el sonido redondo de las campanas de alguna ermita cercana.

Pero, por desgracia, la norma general es el olvido y el abandono, a lo que podemos sumar el grave deterioro ecológico. Cada curva de la carretera puede encerrar la ingrata visión del vertedero incontrolado.

Y el disparate, por desgracia, en lugar de corregirse se imita y se expande. Son muchas las viviendas con posibilidades de reforma interior sin necesidad de modificar su aspecto exterior que armoniza con ese entorno, en boda feliz con el paisaje donde está enclavado.

No estamos en contra de las comodidades ni del progreso, única posibilidad para que no se abandonen las tierras y que el campo no se convierta en soledades de desierto. Pero puede lograrse perfectamente la armonía entre la arquitectura popular y el desarrollo.

Es una lástima que se produzcan tantos desaguisados nutridos por la monotonía del cambio. Se construye fuera de toda norma, se deteriora el medio, se renuncia al paisaje y se crean unas condiciones de vida carentes de la más esencial calidad.

+++ Si quiera publicar aquí, envíenos sus cartas a:

tribunalibre@diarioelhierro.com

Es condición inexcusable para la publicación, firmar la carta y adjuntarnos una fotocopia de su DNI y una foto tamaño carné en formato digital, así como facilitarnos un teléfono de contacto. La Dirección se reserva el derecho de publicar una carta sin foto si así lo estima oportuno. * El envío de opiniones supone la aceptación de las siguientes condiciones de uso: No se permite el envío de opiniones de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se admitirán mensajes difamatorios, ofensivos, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos o cuente con autorización para el uso de dichos contenidos. Tampoco se permitirá el uso de este servicio por parte de empresas para promocionar sus productos o servicios. Queda a discreción de la Dirección de DIARIOELHIERRO.ES/COM determinar cuando un mensaje incumple estas condiciones, y decidir por tanto su no publicación. Así, la Dirección se reserva el derecho de NO publicar o de recortar su carta si así lo cree oportuno, así como de recortar aquellas cartas que crea oportunas. La responsabilidad del contenido de los mensajes es exclusivamente de la persona que lo envía.

Ni DIARIOELHIERRO.ES/COM, ni la Empresa propietaria, ni el equipo de redacción, son responsables del contenido de los mensajes ni tienen por qué compartir necesariamente las opiniones o afirmaciones expresadas en ellos. De la misma manera, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de las opiniones aquí publicadas. DIARIOELHIERRO.ES/COM respeta la libertad de expresión de los colaboradores, articulistas y lectores que publican en esta sección, pero no comparte necesariamente sus opiniones ni se hace responsable de las mismas.

Las direcciones de los autores no serán publicadas, y sus datos personales tan sólo serán usados para suministrar este servicio. Estos datos no serán cedidos a terceros, ni serán usados para otros fines. Los usuarios podrán ejercer sus derechos de consulta, cancelación o modificación de sus datos mediante correo electrónico enviado a administracion@diarioelhierro.com. El uso de este servicio implica la aceptación de estas condiciones.

5/11/2008 (18:13 horas)
  MAS NOTICIAS DE Tribuna libre   -   PAGINAS:  1  2  3  4  5  6  7  8  9  10  11  12  13  14  15  16  17  18  19  20  21  22  23  24  25  26  27  28  29  30  31  32  33  34  35  36  37  38  39  40  41  42  43  44  45  46  47  48  49  50  51  52  53  54  55  56  57  58  59  60  61  62  63  64  65  66  67  68  69  70  71  72  73  74  75  76  77  78  79  80  81  82  83  84  85  86  87  88  89  90  91  92  93  94  95  96  97  98  99  100  101  102  103  104  105  106  107  108  109  110  111  112  113  114  115  116  117  118  119  120  121  122  123  124  125  126  127  128  129  130  131  132  133  134  135  136  137  138  139  140  141  142  143  144  145  146  147  148  149  150  151  152  153  154  155  156  157  158  159  160 
Pagina nueva 1
Los desafíos de los jóvenes europeístas
(3/11/2008 (18:13 horas))
Volar, volar…
(31/10/2008 (07:40 horas))
José María Cuevas, el negociador
(29/10/2008 (20:50 horas))
Petróleo subsahariano en declive
(29/10/2008 (14:36 horas))
Comunistas trasnochados
MAPA Añadir esta WEB a favoritos Contacto Servicios HEMEROTECA VIDEOTECA
© Todas las imágenes, textos, etc. de este periódico digital están protegidas por leyes de derecho de autor internacionales. Su reproducción, sin autorización expresa y por escrito, queda terminantemente prohibida. Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro.

Valverde, El Hierro - 2005 © C/ El Carmen, 19, APT 1º-IZQ. 38910. La Caleta-Valverde-El Hierro. - E-mail: